"Rivales eternos" (TEATRO. TEXTO)

“RIVALES  ETERNOS”
(La historia de un Magallanero que fue Caraquista por un día) 
Original de Paúl Salazar Rivas


 Importante: Derechos reservados por su autor y SACVEN. La publicación de esta obra en el Blog no autoriza su utilización para ser representada total o parcialmente. Ni autoriza su publicación total o parcialmente en ningún otro medio. En este blog hay un link donde se encuentra toda la información necesaria para contactar a su autor que con mucho gusto y respeto atenderá cualquier información o solicitud requerida. Muchísimas gracias por su atención.

A Aura D’Arthenay, A mi mamá Anita, A mi papá Ernesto.

“Rivales eternos”  (Escrita en 2002)
Se estrena el de septiembre de 2002 en la Sala Horacio Peterson del Ateneo de Caracas.
Se reestrena el viernes 4 de octubre de 2002 en el Teatro Nacional.
Tiene un segundo reestreno el 6 de octubre de 2005 en la Sala Doris Wells de La Fundación Casa del Artista. Participa en el Festival Internacional de Teatro de Oriente 2005
        
Ficha Artística (Temporada 2002):
José Luis Salas es José Zambrano / Freddy González es José Romero / Sabrina Salazar es Aura D’Arthenay / Sebastián Gamboa es Carlos Díaz / Y la actuación especial de Rodolfo Drago como El Mafioso / Voces en off: Mayra Africano, José Ramón Márquez y Samuel Camacho
(Temporada 2005)
Freddy González es Germán Mendieta / José Luis Salas es Gerardo Luongo / Sabrina Salazar es Aura D’Arthenay / Sebastián Gamboa es Raúl Blanco / Y la actuación especial de Rodolfo Drago como El Mafioso / Voces en off: Mayra Africano, José Ramón Márquez y Samuel Camacho

Ficha Artística:
Dirección técnica e iluminación: Arnovi Parra / Diseño Gráfico: Sergio Villamizar y Dayana Díaz (2002) / Patricia Simmons (2005) / Asistente de dirección: María Claret Corado (2002) / Fotografía (2002): Anna Tarazona / Fotografía (2005): Eduardo Arévalo / Asistente de dirección y producción: Luis Enrique Castellanos (2005) / Producción: Yusmiris Goldenberg / Prensa: Katiuska Rodríguez / Producción General: Aura D’Arthenay / Texto y Dirección General: Paúl Salazar Rivas
(Aquí están publicadas, las primeras dos escenas)

Personajes:
José Luis Salas: El Caraquista. 40 años. Amigo de infancia de José Luis. Casado, con un hijo, guarda un secreto producto de una extorsión, perturbado por la muerte trágica de su padre.
Freddy González: El Magallanero. 40 años. Amigo de infancia de Freddy. Bromista, descarado, machista... AMIGO.
Sabrina Salazar: La Tigrera. 35 años. Esposa sumisa de Freddy, siempre fue de Los Tigres de Aragua, pero por Freddy se cambió para El Magallanes.
Sebastián Gamboa: El Poeta. 35 años. Eternos enamorado de Sabrina. Fiel a los Tigres de Aragua.
El Mafioso: El Argentino. 60 años. Chantajista, no sabe nada de béisbol, lo de él es el fútbol. 

Presentación del Proyecto: ¿Puede un Magallanero convertirse en Caraquista por un día?
Indudablemente, el béisbol es la pasión del venezolano, pasión que se remonta a más de cien años atrás y que toma su mayor auge en 1941 a raíz del triunfo de Venezuela en Cuba en el mundial de béisbol aficionado. Pero dentro de todo lo que significa el béisbol, para nosotros existe un capítulo aparte que es la rivalidad que existe entre “Los Leones del Caracas” y “Los Navegantes del Magallanes”. Está pieza teatral parte de una anécdota inédita en la historia del béisbol venezolano para aquel momento. En la temporada 93-94 se enfrentan por primera vez estos equipos en una final. Pero como sucede con los grandes acontecimientos, estos tenían que llevar el hecho hasta el límite de las emociones y llegar a un séptimo y decisivo encuentro. Eso ocurrió el 31 de enero de 1994, en Valencia. (Fecha en donde se desarrolla la obra).
Es importante recordar que a principio del año 94 Venezuela pasaba por un momento muy particular: Carlos Andrés Pérez era enjuiciado por el caso de la partida secreta. Ramón J. Velásquez era presidente encargado. Hugo Chávez estaba detenido en “Yare” debido a su participación en los acontecimientos del año 92. Rafael Caldera era presidente electo. Se estudiaba el enjuiciamiento a Jaime Lusinchi y Blanca Ibáñez y estaba en pleno apogeo el sonado caso del “Banco Latino”.
A vuelo de pájaro esto era lo que ocurría en Venezuela el 31 de enero de 1994, cuando “Leones” y “Navegantes” se enfrentaban en el séptimo juego de la final. Ya hace más de 15 años de aquel acontecimiento que como se recordará ganó “El Magallanes” 10 x 3. La pieza rememora este hecho tal cual ocurrieron los acontecimientos de aquel partido e intenta rendir tributo a sus protagonistas a través de la historia de unos fanáticos de estos equipos y de lo que pudo haber ocurrido en casa de un “Caraquista” que veía su juego bajo una presión muy fuerte por un terrible secreto, cuando recibe la visita de su mejor amigo y compañero de toda la vida, pero “Magallanero”. ¿Puede un “Magallanero” convertirse en “Caraquista” por un día? La obra juega con el pasado, presente y futuro. ¿Quién podía pensar en 1994 que Phill Reagan (imagen y símbolo del “Caracas” para la fecha) sería el manager de “Los Navegantes del Magallanes” años después?. O qué “Los Leones del Caracas” serían vendidos en el 2001, después de una tradición familiar de casi cincuenta años. Obviamente nada es eterno, los tiempos cambian y siempre queda la nostalgia para recordar. Plagada de guiños al béisbol y a una época que (aunque no es tan remota) no volverá jamás. “Rivales Eternos” los invita a introducirse a una maquina del tiempo que los llevará a uno de los momentos mas emocionantes del deporte en Venezuela.
ESCENA 1:  PRIMER INNING ¿EL ÚNICO?

(31 de enero de 1994. Sala del apartamento de José Luis Salas. Se observan señales de una mudanza. En un rincón hay un altar con fotos de jugadores emblemáticos de los Leones del Caracas. Hay un televisor apagado de espaldas al público. El comportamiento de José Luis es extraño, pareciera que teme algo grave. Se asoma por las persianas cerradas. Chequea el ojo mágico de la puerta. Suena el teléfono. Se alarma. No atiende. Se activa la contestadora)

VOZ EN OFF / JOSÉ LUIS / CONTESTADORA: Usted se ha comunicado con el territorio de “Los Leones del Caracas”. Por favor, deje su mensaje después del tono. (Se escucha tono)

VOZ EN OFF / AMALIA / CONTESTADORA: (Molesta) Aló, José Luis, es Amalia ¡¿Quieres atender el bendito teléfono?!, agradeciendo que aún no lo has vendido ¿No? (Pausa) Este es el mensaje novecientos noventa y nueve que te dejo hoy lunes 31 de enero de 1994, ya mi abogado tiene listos los papeles, por favor comunícate con él, es lo mejor para todos ¿Estás escuchando? (Pausa) Sí, sí estás, son muchos años juntos, logro sentir tu silencio (Pausa) ¡Ah! Santiago, te pide la bendición (Cuelga. Efecto de contestadora)

JOSÉ LUIS: (Nostálgico. Enamorado) Adiós, Amalia (Como un insulto) ¡Magallanera! Dios te bendiga Santiago, hijo, mi fiel Caraquista ¿Cómo explicarte? Yo... yo... te prometo que si Los Leones ganan este jueguito, todo será como antes, como cuando el abuelo estaba con nosotros (Toma control remoto del televisor y lo enciende)

VOZ EN OFF / NARRADOR T.V: ...31 de enero de 1994, día que pasará a la historia del béisbol en Venezuela, pues hoy es el juego inédito de nuestra pelota... el séptimo juego de la final entre los “Eternos Rivales”: Leones del Caracas y Navegantes del Magallanes... el que pierda  hoy: muere ante la historia...” (Le baja el volumen al televisor)

JOSÉ LUIS: “El que pierde hoy: muere...”. (Va al altar) Dios de mi vida. Bob Abreu de mis entrañas, Roger Cedeño de mi alma, mi gallo tapao de Jesús Alfaro, mi Henry Blanco de mi inspiración -que de Blanco no tienes nada-, ganen este jueguito y no me ponchen con esa curva tan fea. Petagine de mi corazón. Ya ustedes tenían está final ganada. Cuidado con una broma Vizquel, ya usted tiene un guante de oro y eso es muy grande, en cambio... (Al borde del llanto)... yo lo estoy perdiendo todo. Ustedes tienen que ganar, ustedes son los gloriosos Leones del Caracas (Suena el timbre de la puerta. Toma un bate. Tras la puerta) ¿Quién batea?

VOZ EN OFF /  FREDDY: (Fingiendo voz, burlón) Soy una abuelita que está buscando a un pobre niñito Caraquista para adoptarlo.

JOSÉ LUIS:  ¿Eres tú, Freddy?

VOZ EN OFF / FREDDY: Somos un grupo evangélico que está repartiendo planillas Magallaneras para Caraquistas descarriados que quieran dejar el camino del mal y seguir la senda que nos dicte el señor todo poderoso (Burlón) El señor, Tim Tolman, por supuesto, Jajaja.

JOSÉ LUIS:  Compadre, lárgate para tu cueva antes que te ponchen con bases llenas, aquí tu vida corre peligro, así que chao.

VOZ EN OFF / SABRINA: ¿Y entonces miss simpatía? ¿Esa es manera de hablarle a mi gordo bello?

JOSÉ LUIS:¿Qué? ¿Estás con Sabrina? No. Tienen que irse, váyanse Magallaneros pavosos. (Freddy toca fuertemente la puerta) ¿Qué pasa?

VOZ EN OFF / FREDDY: (Aterrado) José Luis, por favor abre la puerta, aquí hay un tipo muy raro apuntándonos con una pistola, ¡Abre, coño, que el desgraciado le está tocando las tetas a Sabrina (José Luis se aferra al bate. Se persigna y abre la puerta)

JOSÉ LUIS: (En la acción. Buscando al agresor) ¡Ya estoy harto mafioso del carajo! (Queda perplejo al ver que estos -con camisa y gorra de El Magallanes- entran muertos de la risa)

FREDDY / SABRINA: (Al unísono) ¿Cómo está la causa, Caraquista? ¿Estás practicando con el bate? (Se oye canción de El Magallanes. Sabrina y Freddy bailan alegres)

JOSÉ LUIS: (Alarmado. Chequeando detrás de la puerta) ¿Y el mafioso? ¿Dónde está el mafioso? (Cierra la puerta)

FREDDY:     Aquí el único mafioso y Caraquista caleta eres tú que no querías abrir la puerta seguramente para negarme una fría (Ve la cava de cervezas) ¿Ves? Date ahí Sabrina y destápame una cerveza.

JOSÉ LUIS:   ¿Ustedes están locos? ¿Cómo me echan esa broma de decir que afuera hay un mafioso?

SABRINA:   ¿Qué querías tú?, algo teníamos que hacer para entrar. Con tú permiso José Luis, le voy a servir una cervecita a mi gordo, tú sabes que cuando va a comenzar el juego, mi coliflor madura hace su ritual con la botella.  “Arriba, abajo, pa’ dentro” (Bebe) “el Caracas está muerto y la nave va contenta con “Melvin Mora” a la cabeza”

JOSÉ LUIS:  ¿No pueden hacer esa ridiculez en la casa de ustedes?

FREDDY:     ¿Y perderme tus lágrimas cuando gane Magallanes? ¡Jamás! además, aquí la cosa me sale mas barata, jajaja. Después del juego te invito a nuestra tasquita a celebrar, pero con una condición, la próxima pago yo ¿Y qué pasa aquí? ¿Te estás mudando de la vergüenza de ser Caraquista?

SABRINA:    Esta es la segunda en tres años. Recuerda que tres mudanzas equivalen a un incendio.

JOSÉ LUIS: ¿Es qué no entienden? ¿Cómo les explico? (Gritando) ¡VÁYANSE!       

FREDDY:     ¿Te das cuenta como son estos tipos, culoncita? ¿Quién dijo que Caraquista es gente o que Chihuahua es perro? Estos tipos son tan pavosos que tenían un “Corazón de Jesús” en el Clubhouse y se les murió de un infarto, jajaja ¿Qué es lo que pasa, compa? ¿Te da vergüenza perder la final ante los gloriosos Navegantes del Magallanes? (Cantando) “No hay quien le gane, al Magallanes... y palo... y palo... y palo” controla tus nervios Caraquista que estás pasando pena ante mi mujer.

JOSÉ LUIS:¿Pena nosotros? el equipo de béisbol más ganador de este país. Por favor, si ustedes tienen 15 años sin ganar un campeonato. Eso si es penoso.

SABRINA:   ¡¿Quince años?! O sea, que nos toca bailar el vals de los perdedores ¿Eso es verdad, gordo?

JOSÉ LUIS: Claaaro. ¿No sabías? Es que siempre te dejas engañar por esta hallaca mal amarrada.

FREDDY:     Un momento Caraquista resentido, hallaca mal amarrada serán tus nalgas.

JOSÉ LUIS: Todos los Magallaneros son unas hallacas, que sólo llegan hasta diciembre como el arbolito de navidad y el nacimiento. Es más, Sabrina, ese último campeonato lo ganaron de chivera y brujería en la 78-79, pues el manager era más malo que el vómito y la diarrea juntos.

FREDDY: Willie Horton: El Brujo. Que por cierto, nos llevó a ganar la Segunda Serie del Caribe que han conquistado Los Navegantes de Venezuela, proeza que los peorros Gaticos del Caracas no han podido igualar. Así que no te metas con el Horton porque te cae. “El brujo” era un manager de verdad, no como el, Herman Monster, que tiene el Caracas como piloto.

SABRINA:(Confundida) ¿Piloto? ¿Es que también es corredor de autos?

JOSÉ LUIS: Mas respeto con ¡¡Phill Reagan!!: “El Buitre”.

SABRINA: “El Brujo”, “El Buitre”, que tipos mas raros.

JOSÉ LUIS:   Reagan es futuro manager de Grandes Ligas. Y para tú información ya fue campeón del Caribe en el año 88 con República Dominicana, al dirigir a Los Leones del Escogido.

FREDDY: ¡Ay, mamá! Ese “Buitre” como que es medio raro, le gustan puros Leones, jajaja. (Burlón, amanerado) Cuidao y te araña un tigre mariposa, papá (A Sabrina) Es que estos son raros ¿Tú sabías que a ellos les llamaban: “El club de las caras bonitas”? (A José Luis) maquíllate pues.

JOSÉ LUIS: Eso era porque siempre hemos tenido mayor fanaticada y sobre todo lo mejor y mas bello del sexo femenino.

SABRINA: ¿Y entonces compañero de partido? ¿Cómo quedo yo ahí, que soy bella y Magallanera?

JOSÉ LUIS:  Es que tú eres Magallanera por tu marido que no te dice las cosas como son. ¿No ves como se expresa de nuestro manager? Que por cierto y continúo ampliando su curriculum: Ya nos llevó a un campeonato en la 90-91. El equipo con más campeonatos ganados en la historia del béisbol Venezolano. Tercer swing... y se pooooncha.

FREDDY: Los Caraquistas son la cosa mas adeca que pueda existir, siempre te vienen con el mismo cuentico: Que si son el equipo con mas campeonatos ganados, que si los 1505 hits de Vitico, que si Antonio Armas, que si los: no hit no run de Urbano Lugo padre e hijo, que si los veinte jonrones de Baudilio, pero la clásica es: Con los adecos se vive mejor ¡Maduren!

JOSÉ LUIS: Será mentira. Además ¿De qué hablas tú? Tanta rabia que le tienes al gocho y él no es de “Los Simpáticos niñitos andinos de Rubio” precisamente, ese es Magallanero.

FREDDY: A Carlos Andrés lo vamos a expulsar de nuestras filas Magallaneras, así como mi comandante abrió la brecha para que lo sacaran del coroto y el congreso montara a Ramón J. Velásquez de relevista. Por cierto, les tengo un notición: Mi comandante es Magallanero. Detenido injustamente en Yare. ¡Por ahora!

JOSÉ LUIS:  ¡Golpista! ¡Comunista trasnochao!.

FREDDY:  ¡Adeco! ¡Atrasao!.

ESCENA 2:   ¿Y ENTONCES JOSÉ LUIS?

SABRINA: Ya va mis “buitres” y mis “brujos”. Me paran eso ahí que el jueguito está por comenzar y ustedes se ponen insopor (A José Luis) Compadre, no se desgaste conmigo, yo soy Magallanera porque mi gordo bello es Magallanero, ¿Me sigues?, yo apoyo a mi gordo en todo. ¿Cómo te explico? Yo no comía caraotas, pero ¿Por qué ahora me encantan?

JOSÉ LUIS: (Obvio. Fastidiado) Porque a tu “gordo bello” le encantan las caraotas.

SABRINA: ¡Exacto! Yo antes era adeca e iba a las romerías con mi papá que se tomaba fotos con Gonzalo Barrios, Octavio Lepage y Morales Bello...

FREDDY: (Imitando a Morales Bello)  Muerte a los golpistas, tremenda perla.

SABRINA: Hasta mi mamá se llegó a peinar igualito que Blanca Ibáñez y el pato y la guacharaca ¿Y... por qué ahora estoy con mi comandante?

FREDDY: Porqué papito-rico le abrió los ojos. Es que llegó el momento del cambio, de ponerle un parao a la corrupción, de olvidarse del pitico de Luis Piñerua, la sonrisa de “yo no fui” de Lusinchi y la pepa e’ zamuro de Luis Herrera. Y anótalo, mi comandante será el próximo presidente de Venezuela. Ya veras que Caldera -si es que no se muere antes que se le acabe el período- es el que le va a poner la banda presidencial.

JOSÉ LUIS:No digas estupideces, además, el problema no es que Caldera le ponga la banda, sino que él no ponga la torta. En fin. Si tú eres tan iluso de creer que el Magallanes va a ganar hoy ¿Qué tiene de raro que creas ese disparate?

SABRINA: (A José Luis) No seas injusto,  mi gordo bello sabe lo suyo, y si él me dice misa, yo digo amen.

FREDDY: Así se habla mi Magallanera. Por eso es que tú te vas a operar esas tetitas, porque su gordo la quiere más pechugona... amen.

SABRINA:  Gordo, por favor, qué dirá el compadre.

JOSÉ LUIS: ¿Qué voy a decir? que este hombre te lavó el cerebro. Tú no eras así.

FREDDY:Claro que no era así. Tú te acuerdas cuando estábamos en quinto año de bachillerato, y llegó una alumna nueva a primer año, una flaquita con dos colitas en el pelo y con carita de asustada ¿De quién hablamos? de mi flaca bella culoncita, que aterrizó un poquito despistada ¿no?, pero llegó papito-Freddy-rico-gordo-bello  a liberar su mente.

SABRINA:(Mimosa) No te burles mi gordo bello, mi rey de la ocurrencia, mi lechuga criolla, mi papagayo sin cola.

FREDDY:¿Tú te acuerdas cual era el equipo favorito de Sabrina?

JOSÉ LUIS:(Obvio. Fastidiado) Los Tigres de Aragua.
FREDDY: ¿No te digo que yo salvé a esta ingenua alma de Dios?, de Los Tigres, de ese pobre equipo que solo ha podido ganar tres campeonatos y en el año de María Antonieta Cámpoli. Como será que sus fanáticos creen que la Serie del Caribe es un parque de diversiones, jajaja. Ellos ganaron su último campeonato en la 75-76  y gracias al rey David.
SABRINA:Lo que pasa es que yo soy de Maracay y ese... David Concepto?

FREDDY: (Despectivo) ¿Qué “Concepto” chica?: Con-cep-ción. David Concepción.

SABRINA: Ese mismo, él era un ídolo en mi casa, hasta mi hermano se llama David  por ese señor.

JOSÉ LUIS: Menos mal que no eres Caraquista por que tu hermano se llamaría Andrés, Omar, Bob, Tony, Baudilio, Vitico, Cesar, Pompeyo...

FREDDY: Noooo, es que si a mi culoncita la conozco Caraquista lo primero que hago es exorcizarla (A Sabrina) Enciéndeme un cigarrito ahí (A José Luis) ella sabe que su vida empezó cuando me conoció, lo antes vivido fue tiempo perdido, yo he hecho de ella lo que ves. Ella se viste como yo quiero, se pinta el pelo como yo quiero, y se mueve cuando yo quiero. Está no es como Amalia, que se las da de: Mujer del futuro nuevo milenio, que trabaja, atiende al chamo, limpia la casa y es vocal en la Junta de Condominio. No señor, a mi mujer la mantengo yo.

JOSÉ LUIS: Tú Tarzán, ella Jean. No sé como te enamoraste de este Trucutrú.

SABRINA: ¿No recuerdas los poemas de amor que Freddy-rico me escribía?

JOSÉ LUIS: ¿Poemas? ¿Freddy? ¿Y es que tú esposo sabe escribir?

FREDDY:   (Pelándole  los ojos) ¡¡Los poemas José Luis!! ¡¡Los poemas!!

JOSÉ LUIS: (Cómplice) Ahhh, claro, los “poemas”, ya recuerdo. “Los zapaticos me aprietan, las medias bla, bla” ¿Y cuándo fue la última vez que tu Freddy-Gruger “el poeta del amor” te escribió alguito.

SABRINA:  ¿Contando el último?: Cuando me gradué de bachiller.

JOSÉ LUIS: Eso fue hace aaaños, casi los mismos que tiene el “Magallanes” sin ganar un campeonato.

FREDDY:    Eso le corta la inspiración a cualquiera.

SABRINA: A mi gordo el matrimonio le secó la vena poética, pero le florecieron otras virtudes. Recuerdo que una vez intentó recitarme algo improvisado, estaba borrachísimo en el matrimonio de mi hermano David, mandó a callar a la orquesta y se montó arriba de una mesa a declamarme: “Poema campesino, a Sabrina” (De memoria)  “Tus ojos son como dos huevo recién poníos, y tu quejío es como el de yegua en celo, pero lo que mas añoro...  es cuando te ordeño”.  

JOSÉ LUIS:  (A Freddy) Tú... y Joan Manuel Serrat.

SABRINA:  En fin, un desastre. Acepto que el poema no tenía nada que ver con los otros, pero debo reconocer que fue ¿Cómo llamarlo?... romántico.

JOSÉ LUIS:  Ufff, perdóname que no llore.

SABRINA: Más nunca me ha escrito poemas ni cartas, cosa que extraño mucho, pero me conformo con saber que inspiré en algún momento esos versos tan bonitos. “Solo alguien enamorado puede escribir así”. (Intencionada) Lo único que necesito ahora para ser 100% feliz: Es un hijo.

FREDDY: (Evadiendo la indirecta) Ehhh... nosotros ahora somos pasión, lujuria, miñu-miñu. Los chamos vendrán después, antes que a esas tetitas las venga a maltratar  un tripón lactante, primero las magullo yo.

SABRINA:  Gordo... el compadre...

FREDDY:  ¿Y dónde está la comadre Magallanera? tengo hambre. Culona, vaya pa’ la cocina a ver que está preparando la: Amalia, Amalia, Amaliaaa Rosaaa.

JOSÉ LUIS: (Serio. Incómodo) Amalia está donde su mamá con Santiago.

FREDDY: ¿Y no va a ver el juego con nosotros?  ¿Y quién me va a preparar las tostaditas? ¿Y cómo voy a joder al ahijado hasta hacerlo llorar?

SABRINA: Seguro le diste lastima y te dejó perder solito y sin tu hijo. Pobre Santiago, porque ese es Caraquista como su papá y su abuelo, que en paz descanse.

JOSÉ LUIS: (Molesto) Bueno, se acabó... yo... yo quiero... morir solo...

SABRINA: (Viendo el televisor) Solo y sordo... ni volumen le das a esta cosa (Toma el control remoto)

JOSÉ LUIS: (Se le acerca a Sabrina y le quita el control) Freddy, tú y yo somos amigos desde niños, pero entiéndeme que... que quiero estar solo y... (Le llega un mal olor) Dios mío ¿Qué es eso que huele tan mal?

SABRINA: Mi gordo por cábala no se bañó y carga la misma ropa de ayer. Tan bello.

JOSÉ LUIS: ¿Tú todavía sigues con esa superstición ridícula?

FREDDY: Pero efectiva caballo. Siempre que el Magallanes gana un jueguito importante y tiene otro el día siguiente, no me baño y me dejo la misma ropa. Ayer empatamos la serie, no, entonces hoy seremos campeones. Eso no falla.

JOSÉ LUIS: Ahora vas a quedar llorando y oliendo a pirata perdedor ¿Cómo te lo calas Sabrina?

SABRINA: A mi me gusta el olorcito. Bueno, hay que reconocer que es un fanático original.

JOSÉ LUIS: Originalmente cochino. Lo que pasa es que tú estás embrujada de este poeta supersticioso. Hasta eres capaz de operarte los senos por él.

FREDDY: ¡Con mis tetas no te metas! Yo no me meto con las pechugas de Amalia. -Bien buenas por cierto-. No te pongas como tu papá que se burlaba de todo el mundo y...

JOSÉ LUIS: (Alzando la voz. Muy molesto) ¡¿Van seguir hablando de mi papá?!

FREDDY: (Tras pausa. Muy extrañado) Discúlpame pues... es la costumbre, tu sabes que tu viejo era como mi papá.

JOSÉ LUIS: No, disculpen ustedes, perdón Sabrina... es que... no me siento bien... Igual no me gusta que hablen de papá en pasado.

FREDDY: ¿Y cómo se habla de los muertos? En fin. Don Ernesto, un abrazo y la bendición donde quiera que esté (Viendo la televisión) Ya esto está por comenzar ¿Y entonces? Aquí no hay unos pasapalitos, al menos una bolsita de chicharrón picante, ¿Y no le vas a dar volumen a la tele? Mira que pelo por mi radiecito e´ pila a escuchar a Carlos Tovar Bracho. ¡Coño, mira la vaina, Musulungo es el principal! ¡Esto huele a extrainning!

SABRINA: (Viendo la televisión) Coooooño, que negro mas feo es ese Musgolento... ¿Y quién es él? ¿Un policía?

FREDDY: Mu-su-lun-go chica.... y él es... es... ¿Por qué mejor no vas a la cocina a ver que inventas?

SABRINA: (Saliendo a la cocina) Nunca me explicas nada (A José Luis) Voy a la cocina a prepararle algo a mi gordo. (Sale)

ESCENA 3:  FANATISMO VS. NOSTALGIA

FREDDY: (La ve salir) Cuando la flaca se opere esas tetas, será perfecta. Por cierto, perfecta era la metía de pata con lo de los poemas ¿Tú no recuerdas que esas mariqueras me las escribía el parchita este de Sebastián? El que estudiaba con Sabri y estaba como  enamorado de mí.

JOSÉ LUIS: Eso fue hace muchos años. Yo tengo problemas más importantes ahora.

FREDDY: Recuerdo que lo agarraba y le decía –Mira, Sebastián, tú que eres tan... “sensible” y tan amigo de Sabrina, escríbeme una cartica y unos poemitas de amor, tú sabes ¿no?, para ella...- ¿A cambio de qué?, me preguntaba el infeliz –A cambio de no partirte la cara. Le respondía -¿Te parece justo? -Justísimo- me decía el muy cobarde. Entonces entre las cartas, poemas, mi perfil griego y encanto natural me la levanté.

JOSÉ LUIS: Que ilusa, basta con hablar cinco minutos contigo para saber que eres incapaz de redactar una frase coherente, en cambio a ti te cautivó la flaca desde que era una carajita, amen que el papá de Sabrina es un abogado con dinero.

FREDDY: Un momento compadre, Sabrina tiene lo suyo. El amor será ciego pero yo no, a ella le falta un poquito de tetas, mas nada. Ahora... claro que el billete ayuda un poquito.

JOSÉ LUIS: Tú le has montado cuernos a Sabrina con todo el mundo.

FREDDY: No desearás la mujer de tu hermano. Y yo, compadre, hermano no tengo.

JOSÉ LUIS: Creo que ella ya se ha dado cuenta, solo que se hace la loca de tanto amor que te tiene.

FREDDY: (Reacciona eufórico por lo que ve en el televisor) ¡¡Coge lo tuyo compadre!! Ya le sacamos el primer cero, la primera arepa de carne mechada con guasacaca (José Luis va a la ventana muy nervioso) ¿Qué pasa? ¿Esperas a alguien?, tienes cara de sospechoso (Pícaro) Aaah... ya sé sinverguenzón. Como Amalia te dejó solito estás esperando a un “segundo” frente. ¿Por qué no me avisaste?, tal vez tú “guiso” tenía otra amiguita y yo dejaba a la flaca en casa y...

JOSÉ LUIS: ¿Qué estás diciendo? Yo no estoy esperando a nadie, es decir… Freddy, yo sé que tu no entiendes de sutilezas ni eres muy brillante, pero... ¿No comprendes, no captas, no te llega al cerebro que quiero estar solo?

FREDDY: ¿Vas a seguir Abigail? Está bien que seas Caraquista, pero tranquilo que yo te perdono. Siempre hemos sido hermanos por encima de todo. ¡Okey! yo soy un desastre y tú un tipo correcto, tu adeco y yo revolucionario, tú él profesor y yo él alumno, tú el quedao y yo el galán... pero amigo tuyo hasta la muerte.

JOSÉ LUIS: Por ser tú amigo te pido que te vayas. Tú y Sabrina corres peligro aquí.

FREDDY: ¡Ya sé! Es por el dinero que te presté porque tenias el tuyo en plazo fijo y no podías sacarlo ¿verdad? ¿Qué pasó con eso?, mira que con ese billete le voy a operar las tetas a Sabrina. ¿Tú botaste esos reales?

JOSÉ LUIS: Botar, lo que se llama botar: ¡No!... lo que pasa es que...

FREDDY: (Grave) Yo sé cual es tu cómica, te tengo pillao, no te he dicho nada porque sé que es vergonzoso.

JOSÉ LUIS: (Temeroso. Se cree descubierto) ¿De verdad? ¿Tú lo sabes?

FREDDY: Lo sé todo (Burlón) Te cogió el León y ahora quieres ser Magallanero (José Luis se levanta molesto) No te calientes que nunca hierves, es que tú estás muy serio, tienes una pose mas rara que la de “Miranda en La Carraca” y perdóname pero eso es por lo de tú papá, solo que te dio por no tocar el tema.

JOSÉ LUIS:  (Nervioso) Cállate que nos pueden escuchar.

FREDDY:     ¿Quién?

JOSÉ LUIS: No te puedo decir, pero si te ven aquí pueden llegar a creer algo raro...

FREDDY: ¿Entre tú y yo? tranquilo, yo no me empato con Caraquistas, jajaja (Pausa) Yo creía que habías superado la trágica muerte de tú viejo. Pero desde diciembre te dio un “recaída emocional”. Hace días que estás muy extraño, tengo tiempo sin ver a la comadre, parece que te ibas a mudar sin decirme nada  ¿Qué pasa José Luis?

JOSÉ LUIS: Es muy jodido compadre, es que... no te lo puedo decir.

FREDDY: ¿Qué es lo que no puedes decir?, ¿Qué eres fanático de Los Leones porqué tú papá era Caraquista?, ¿Qué a tú viejo le gustaba apostar, la culeadera, la parranda y que le dio mala vida a tu vieja? ¿Qué a pesar de eso lo quieres mucho? ¿Cuál es el problema? Yo soy de Los Navegantes porque mi papá -a quién nunca conocí- era Magallanero según mi mamá. Herencias compadre, herencias, como el idioma, la nacionalidad, las deudas. Tú eres adeco por tú papá, porque si es por voluntad propia es como para matarte. Gracias a Dios no saliste apostador, solo Caraquista y nadie es perfecto. ¿Quién que lo haya conocido no extraña a tu viejo? Recuerdo cuando Don Ernesto nos llevó al estadio por primera vez, fue en la temporada 64-65.

JOSÉ LUIS:   Apenas teníamos quince años.

FREDDY:  Era la reaparición de Los Navegantes del Magallanes.

JOSÉ LUIS: Una de tantas, porque ustedes se han retirado unas cuantas veces.

FREDDY: Pero esa fue la última, de ahí pa’ lante no hemos parado.

JOSÉ LUIS: De coger palo.

FREDDY:  Además, siempre nos hemos retirado por razones económicas, en cambio ustedes se han cambiado el nombre mas veces que un espía. Por cierto, ¿Qué mariquera era esa de llamarse “Cervecería Prin-ce-sa”?

JOSÉ LUIS: Ninguna mariquera. Ese era el nombre de la marca de cerveza que patrocinaba al equipo de entonces, también fuimos Royal Criollos.

FREDDY:  ¡Xenófobos!

JOSÉ LUIS: Después Cervecería Caracas.

FREDDY:   ¡Borrachos! Por cierto, ustedes tuvieron que quitarse el nombre de Cervecería Caracas pues la gente le tenía tanta arrechera al Caracas que no tomaban esa vaina y los dueños de la cerveza estaban a punto de quebrar.

JOSÉ LUIS: Por último y por los siglos de los siglos: Leones del Caracas. Hemos tenido varios nombres pero sabemos de donde venimos, pero ustedes ni eso saben.

FREDDY:  ¿Cómo que no?, nosotros somos Magallanes por el estrecho.

JOSÉ LUIS:  A vaaaaaina, papá.

FREDDY:     El estrecho de Magallanes, ignorante. Pa’ colmo teníamos la sede en los Magallanes de Catia, nosotros somos del pueblo y para el pueblo. Lo cierto es que ese día no lo olvidaré nunca, 18 de octubre de 1964, reaparece el Magallanes, mi primer encuentro en vivo y contra Los Leones del Caracas y ganamos 9 a 2, ese día supe que sería Magallanero por siempre, por más que tu papá me insistió en que ser Magallanero era ser huele peo, vende patria. Hizo lo imposible por lavarme el cerebro y cambiarme para el Caracas, siempre me decía que algún día lo iba a lograr... Recuerdo que tú papá le apostó a un tipo el anillo de matrimonio contra una ronda de cervezas a que Los Leones ganaban... y perdió.

JOSÉ LUIS: Mi vieja no se comió el cuento chino del asalto, y eso que preparamos un teatro y todo: Nos ensuciamos la ropa, entramos llorando a la casa con aquel dramón montado y nada. Hasta ese día mi mamá fue Caraquista y Adeca. Se pasó al Magallanes y se metió a Copeyana, solo por fastidiar al viejo. Papá se fue de la casa.

FREDDY: Y tu y yo nos convertimos en amigos por siempre, aunque somos: “Los Eternos Rivales”.  

JOSÉ LUIS: Papá me contó que esa frase la inventó un tal Tommy Bihert por el año 31 en una nota de prensa cuando se enfrentaron Royal y Magallanes... ese año Royal fue campeón perdiendo solo dos juegos...

FREDDY: Gran vaina. Háblame de hazañas mas recientes como la que hizo Mark Funderburk el 16 de febrero de 1985 que conectó dos cuadrangulares ante el Caracas ¿Cuál es la hazaña? Que los pegó en un mismo inning ¿Cómo te quedó el ojito “cara bonita”? Y si quieres proezas de antaño ahí te va una por el pecho: Nosotros somos los ganadores del primer juego legal entre Magallanes y Caracas en el año 52... 10 a 1.

JOSÉ LUIS: ¿Me vas a cortar con ese pitillo usado? Ese mismo año 52 fuimos campeones. Y para seguir dándote en la herida, nosotros le clavamos el primer no hit no run de la pelota venezolana... Leonard Yochim, zurdo norteamericano que le colgó nueve ceros a los Náufragos del Magallanes el 8 de diciembre del 55.

FREDDY: ¿Y de qué les sirvió? Esa temporada 55-56 el Magallanes fue campeón.

JOSÉ LUIS: Y ese mismo año se volvieron a retirar.

FREDDY:  ¡¡Sácamelo!! ¿Con eso me vas a querer joder toda la vida?

JOSÉ LUIS: No, yo te jodo con que en la temporada 79-80 los Caraquistas apabullamos a los Navegantes en la serie particular 14 a 0. ¡Chico, que pena con ese señor! ¿Quieres más? Bueno: mi papá conoció al “Chico” Carrasquel en persona (Nostálgico) Un día papá le quiso hacer una apuesta a Carrasquel, le quiso apostar que él era mejor short stop... y el “Chico” lo mandó pal coño.

FREDDY: Ese era tu viejo, un varón. Caraquista y todo, pero un varón el Don Ernesto (Transición.  Grave) Tu viejo me dejó una carta... un último deseo.  (Saca papel)

JOSÉ LUIS: ¡¿Qué?! ¡¿Mi papá?! ¡¿Una carta?! Pero si él desapareció aquel día en la playa, y nunca encontraron su cuerpo ¿Cómo es eso que...? ¿Por qué no me habías dicho?

FREDDY: Él me la dejó un día antes de su viaje a la playa, tal vez tenía un mal presentimiento ¿Qué se yo? Pero me pidió que la leyera en un momento especial como este. Es su última voluntad.

SABRINA: (Entrando) Gordo, mi canchunchu florido, la cocina está pelaita...

FREDDY: Sabrina, vete a la cocina y arréglatelas como sea para preparar algo rico, que el compadre y yo tenemos que hablar de hombre a hombre y eso da hambre (Sale Sabrina. Freddy lee la carta) “Querido hijo, he tenido una vida intensa, he hecho todo lo que he querido, o casi todo. Me hubiera gustado ser más responsable con tu madre y haber sido un mejor padre para ti. De cualquier manera nunca olvidaré los momentos que pasamos juntos. Este orgullo que siento por ti es el que me da la paz para enfrentar cualquier final que un tipo como yo merezca. Les pido perdón. Pero antes de un último adiós deseo confesar mi mayor reflexión. Hijo, ¿Tu sabías que Vizquel y Galarraga cuando niños eran Magallaneros, y que el destino cruel los llevó a jugar para e Caracas? Con esto quiero decirte que hoy que se acerca mi fin, debo confesar que el peor de mis errores ha sido ser Caraquista, pero tu y Santiago están a tiempo, por favor, arrepiéntete e inscríbete en el mejor equipo del Caribe: Los Navegantes del Magallanes  (Burlón) Y palo, y palo, y palo...

JOSÉ LUIS: (Colérico por la burla) ¡¿Qué?! ¡Te pasaste! ¿Cómo te atreves a joder con eso? ¡Te vas de aquí perro desgraciado! Aquí no vas a ver ningún juego de pelota. (Apaga el televisor)

FREDDY: (Sabrina entra alarmada) Era una broma. Tú no sirves pa’ cabrón, ni taxista, te arrechas de nada ¿Viste que yo si puedo redactar una frase coherente? Cuidado compadre, Sabrina AUXILIO!

ESCENA 4:  LA PROFECÍA DEL AMOR.

SABRINA: ¿Qué pasa José Luis? por favor, no me lo mates, no me lo mates.

JOSÉ LUIS: (Rumbo a la puerta) No Sabrina, esa eres tú que te calas a tu gordo bello con olor a muerto, pero yo NO. Así que te vas (Al abrir entra un personaje que se tambalea con la cabeza ensangrentada. Alarma general) ¿Quién eres tú? ¿Dónde está el argentino?

SABRINA: Está herido, está sangrando. Ayúdalo gordo.

FREDDY: Seré yo médico. Compadre ¿Quién es este tipo? ¿Cómo fue qué lo llamaste, argentino?

SEBASTIÁN: (Delirando) El pueblo unido, jamás será vencido ¡Ay Dios mío, mi cabeza!, ¡A la mía que le pongan huevo! (Cae desmayado)

FREDDY: Moscatel, este es un ladrón, muy original, pero ladrón. Llamen a la policía.

JOSÉ LUIS: ¡NO!

SEBASTIÁN: (Reaccionando) Ilan Chester no se retira, eso es mentira y Walt Disney no está congelado un carajo (Vuelve a desmayarse)

FREDDY: Okey, mejor llama al manicomio, porque este hombre está loco (Sabrina se le acerca para auxiliarlo) Cuidao culona, no te le acerques.

SABRINA: Pero es que está botando sangre y... (Transición) un momento ¿De dónde yo conozco a este hombre? (Sorprendida) Pero gordo, este tipo es igualito a Sebastián Gamboa, ¿recuerdas? el que estudiaba conmigo en el Experimental Docente.

FREDDY: ¿Gamboa cua-cua? ¿Qué estaba enamorado de mi? (Lo ve bien) es verdad, es el poeta, digo... es Sebastián.

JOSÉ LUIS: Pero  ¿Qué hace aquí? ¿Ustedes lo invitaron?

SABRINA: Por Dios. Yo no veo a este hombre desde mi graduación.

SEBASTIÁN: (Reaccionando adolorido) Ay, ay, mi cabeza... ¿Dónde estoy?

JOSÉ LUIS: La pregunta es: ¿Qué haces aquí?

SEBASTIÁN: (Confundido) Yo... yo... no recuerdo (De pronto misterioso y profético) Ya lo sé: Está es la casa de José Luis Salas, que estudiaba quinto año cuando yo entre a bachillerato ¿no?

JOSÉ LUIS: (Desconfiado) ¿Y cómo lo sabes? ¿A ti te contrataron? ¿Habla?

SEBASTIÁN: No, simplemente lo sé. Me llegó la información a la cabeza... Yo iba caminando por Las Acacias, iba a mi casa a ver el juego y de pronto un tipo con cara de loco se me acercó y me preguntó si yo era Caraquista o Magallanero, cuando respondí que era de Los Tigres de Aragua sentí un fuerte golpe en la cabeza, un botellazo tal vez... y caí desmayado.

JOSÉ LUIS: Seguro que ese loco era Magallanero, esos son los únicos capaces de eso.

FREDDY: Mentira, las bestias son Los Caraquistas, que son unos fanáticos demenciales, capaces de hacer cualquier estupidez por su equipo.

JOSÉ LUIS: Claaaaro, por eso es que yo no me bañé ayer y ando con la misma ropa.

SEBASTIÁN: (Como iluminado. Poseído) El que me agredió no era Caraquista, ni Magallanero, era... era de  Lara.

SABRINA: ¿Él te lo dijo o tenía una gorra de Los Turpiales de Lara?

FREDDY:  (Rudo e impaciente) Los Cardenales de Lara, mija.

SEBASTIÁN: (Misterioso) No... no me dijo nada... “simplemente lo sé”.

JOSÉ LUIS: A vaina ¿Cómo es eso que “simplemente lo sé”?, ¿Esa es la conclusión que sacas por que a estos tipos y a los maracuchos les encanta tirar botellas en el estadio cuando pierden?

SEBASTIÁN: (Revelador) ¡No! lo sé, porque “simplemente lo sé”, la información llega a mi. Es como si el golpe en la cabeza me dejó un poder que me hace responder preguntas que no debería saber.

JOSÉ LUIS: (Que se aparta con Freddy. Muy extrañado) ¿Qué opinas?

FREDDY: (En secreto) Está clarito: Marico y adivino. (Contienen la risa)

SABRINA: Sebastián, mi querido amigo... Me acuerdo mucho de ti... éramos los únicos fanáticos de Los Tigres de Aragua. Bueno, yo me cambié  para el Magallanes... es que mi gordo...

SEBASTIÁN: Siempre he sido fiel a Los Tigres de Aragua, de muchacho admiraba a David Concepción por sus campañas con Los Rojos de Cincinnati, sus 5 guantes de oro, sus 2 campeonatos mundiales, sus 7 juegos de estrellas, fue el mas valioso en el del 82. Pero...

SABRINA:  (A Freddy)  ¿Te fijas gordo? Igualito a mí.

FREDDY:  (Aparte) Dios te libre mujer.

SEBASTIÁN: Disculpa... ¿Tú eres Sabri?

SABRINA: ¡¡Claro!! ¿No te acuerdas de mí? ¿Qué clase de poderes tienes tú?

SEBASTIÁN: Es que mi mente me dice que eres Sabrina Salazar, pero estás tan cambiada (Se excusa) sigues siendo bella ¿No?, solo que antes... eras... eras mas Sabrina.

SABRINA: ¿Era más bonita? Yo me visto así porque mi gordo dice que...

FREDDY: ¿Oíste bien Sebastián? “mi gordo”, que soy yo, acreditado por esta barriguita. Esposo de esa flaquita. El que le da duro, el que le dice como vestirse, como caminar y como pensar. Y ella sabe como me gustan las cosas: La cerveza fría, la comida caliente, el semáforo en verde, el beso con lengua y los hombres bien lejos de ella.

SABRINA:  Gordo, por favor.

SEBASTIÁN: No te preocupes. Freddy y yo toda la vida nos hemos tratado con esa confianza (A Freddy) Con que siempre te casaste con Sabrina poeta.

SABRINA: ¿Quién te dijo que Freddy escribía poesía? Yo juraba que eso era secreto sumarial.

SEBASTIÁN: (A Sabrina) “Simplemente lo sé”.

JOSÉ LUIS: Muy bien, Sebastián, tienes poderes extrasensoriales, es más: tú y Horangel son los cuarto bate del equipo, pero... me puedes decir... y disculpa la franqueza, ¿Qué carajo haces aquí?

SEBASTIÁN: (Buscando una respuesta que no encuentra) No lo sé.

FREDDY: Entonces mi brujo, ¿Se te rompió la bola? la de cristal...

SEBASTIÁN: No soy brujo, dije que hay cosas que me llegan a la mente. Realmente no sé que hago aquí, esa respuesta no me viene todavía. Cuando recobré el conocimiento estaba frente al Cubanito rodeado de personas que me creían muerto, me levanté de golpe y todos brincaron del susto, fue cuando sentí que una mano invisible empezó a guiarme hasta acá.

FREDDY: (Burlón) ¿Y por dónde te entraba la mano?, digo, no...

SEBASTIÁN: Hablo de “La mano que me guiaba” en sentido metafórico, recurso que tú como “poeta” debes conocer. Al llegar a la puerta, una voz interior me decía que mi vida iba a cambiar para siempre en está casa, y la vida de todos los que aquí estuviesen (Freddy y José Luis se apartan. Sebastián y Sabrina quedan solos)

SABRINA:   Que romántico y misterioso lo que cuentas.

SEBASTIÁN: Sé que eres la única que me cree. Me alegra mucho volver a verte después de tanto tiempo.

SABRINA: (Incomoda) Sebastián, por favor... mi gordo te puede oír.

FREDDY: (A José Luis. Aparte y en secreto) A Sebastián como que el matracazo le quito lo pato, porque este era medio raro... y ahora lo veo hablando seriecito, ¿no?

JOSÉ LUIS: Yo sé de ex-presidentes, ex–ministros, ex–jugadores, ex-presidiarios y hasta de ex–esposas, ¿Pero ex–maricos?

SEBASTIÁN: (Aparte con Sabrina) ¿Te puedo hacer una pregunta? ¿Por qué no estudiaste derecho? (El mismo responde) Ya lo sé, tu “gordo bello” no te dejó. Que lástima, eras tan buena alumna, un poquito despistada, pero eso te hacia mas encantadora. Recuerdo que querías graduarte de abogada, ingresar al bufete de tu papá y cual Miss ayudar a los niños pobres. Querías reunir mucho dinero para llevar Candy- Candy al cine.

SABRINA: Sueños de una tonta. Pero no me quejo, soy muy feliz con mi gordo bello.

SEBASTIÁN: Si tú lo dices.

FREDDY: (Que se acerca con José Luis) Oye Sebastián, la verdad es que debes entender que todo esto es muy extraño, y mucho mas con el cuento ese de que eres adivino o que te llegan las respuestas ¿no?, entonces se me ocurre... no sé, no voy a preguntarte quién mató a Kennedy, o si el huevo fue primero que la gallina... pero, que sé yo, que te digo ¿Podrías darme el triple para mañana martes?

SEBASTIÁN: (En trance) 504 para el Zulia a las ocho de la noche y 863 para el miércoles (Freddy saca papel y lápiz) 304 para Caracas el jueves a las ocho. El domingo que viene en el 5 y 6 ganará: el 2 en la primera válida, el 5 en la segunda, el 10 en la tercera, el 1 ganará en la cuarta y en la quinta y el 7 gana en la sexta. Juégalo que será cuadro único.

FREDDY: Sabrinita, si este loco dice la verdad, aquí estamos resueltos.

JOSÉ LUIS: Okey, estos datos los comprobaremos mañana, pasado, qué se yo. Pero ¿Por qué no nos dices algo que no sepa nadie, y que podamos comprobar ahora mismo? por ejemplo ¿Cuánto dinero tengo en la cartera?

SABRINA: Entonces, ¿Ustedes creen qué Sebastián es un mago de circo?

SEBASTIÁN: Calma, Sabrina ¿Ellos quieren saber? Bien, el que tenga oídos que oiga, como nos dirá el que te conté (A José Luis. En trance) No tienes nada en tu cartera, hasta estas cervezas las pediste fiadas porque estas quebrado.

FREDDY: ¿Mi compadre quebrao?,  ¿Qué estupidez estás diciendo? (A José Luis. Grave) ¿Tú no tendrás los reales de mis tetas en el Banco Latino?

SEBASTIÁN: (A Freddy) Y ya que tú sigues dudando, te digo que Sabrina no se quiere operar los senos (Normal. Arrepentido) perdón, se me escapó, no quise confesar eso. Sabrina, discúlpame, es que me llegó, me llegó.

FREDDY: Epa, maricote ¿Cómo sabes lo de las tetas de mi mujer? (A Sabrina) ¿Tú te estás viendo con este disfraz? ¿Tú me estas montando cachos?

SABRINA:  Claro que no, yo... yo... yo no sé como el sabe eso, digo... porque lo dice.

SEBASTIÁN: (A Freddy)  No le reclames, que ella que no tiene la culpa ¿Es qué no se quieren convencer que las respuestas me llegan a la cabeza?

FREDDY:  Te voy a partir la cara cabrón.

SEBASTIÁN: ¿Y si te escribo un poemita? ¿Me perdonarías? un trato justísimo, no.

SABRINA: ¿Qué estás diciendo Sebastián? ¿Tú también eres poeta?

ESCENA 5: EL FUTURO YA PASÓ.

SEBASTIÁN: Solo por encargo.

JOSÉ LUIS: Bueno, se acabó. Sebastián, siento lo ocurrido. Tómate una aspirinita, respira profundo, pero entiende que te tienes que ir, esta todavía es mi casa y Freddy es mi amigo, así que...

SEBASTIÁN: (En trance) Pero, yo podría ayudarte con lo de... de... lo de tú papá.

JOSÉ LUIS:  ¿Qué sabes de mi papá? ¿Tú trabajas para ellos? ¿Tú conoces al Pibe?

SEBASTIÁN: ¡No! (Misterioso) Ya te dije que hay cosas que me llegan a la mente...

FREDDY:     ¡¿Hasta cuando sigues con esa pendejada?!

SEBASTIÁN: (Poseído) Hasta que me crean. ¿Que puedo hacer, si lo sé todo? Como sé que Oswaldo Guillén y Alfredo Pedriques serán los primeros manager venezolanos en Grandes Ligas, ambos en la temporada 2004. Que Guillén ganará como manager la Serie Mundial del 2005. También en  el año 2004 y 2006, un tal Johan Santana se convertirá en el primer venezolano en ganar en la liga Americana un Cy Youg.

SABRINA:  ¿Un Sillón?

FREDDY:  Cy Young, bruta (A Sebastián) ¿Y quién es ese Santero?

SEBASTIÁN:  ¡Santana! Un gocho que ahora tiene quince años y será Magallanero.

FREDDY:    (A José Luis) Ahí tienes pues, Magallanero.

JOSÉ LUIS: ¿Y tú le vas a creer a este loco?

SEBASTIÁN: (En trance) También sé que la bandera tendrá desde el 2006 ocho estrellas. Que le enderezarán el pescuezo al caballo de el escudo Nacional (Imitando slogan de la reconversión) Aquí hay fuerzaaaa!

SABRINA:  Este hombre no está bien.

SEBASTIÁN: Que el Papa Juan Pablo II tiene pesadillas con, Adrián Guacarán (Misterioso) Como sé que, Hugo Chávez, ganará las elecciones del 98.

JOSÉ LUIS:  (Incrédulo) ¿Chávez? Pero si él está preso en Yare e inhabilitado.

SEBASTIÁN: (Profético. Poseído) Caldera lo indultará el 23 de marzo de este año 94 con un sobreseimiento que lo dejará libre de polvo y paja. El hombre sacará su espada y envainará la espada y sacará la espada  envainará la espada y envainará a la oposición ya que no se dejará fregar.  Y una estaca lo querrá tumbar en abril  2002.

SABRINA:    ¿Qué Estaca?

SEBASTIÁN: (Poseído) Estanga, Estanga. Peter Estanga: “El Breve”. Los militares golpistas, los medios, no sé. Pero Chávez será Presidente desde el dos de febrero del 99 hasta el...

FREDDY: (Lo interrumpe eufórico)  ¡¡Esa es la única cosa sensata que haz dicho!! ¡Viva Chávez! ¡Viva el Magallanes! (A José Luis) ¿Ahora puedo ver el jueguito mientras tú sigues hablando con este idiota?

JOSÉ LUIS: (Alarmado) No señor, aquí nadie se mueve hasta que Sebastián me diga todo lo que sabe.

FREDDY: (A Sebastián. Irónico) ¿Entonces? habla de una vez para poder ver a mi equipo. ¿Qué otra cosa ocurrirá, gran gurú? ¿Trino Mora y Popy sacarán un disco a dúo y se convierte en un éxito, y tal?

SEBASTIÁN: (Sigue lanzando profecías) Phill Reagan será manager del Magallanes desde el 98 hasta el 2003 cuando lo despedirán por no clasificar al equipo y Tim Tolman será manager del “Caracas” en la 2001-2002 (José Luis y Freddy se ven graves, y terminan estallando en carcajadas)

FREDDY: ¿Estás oyendo compadre? este ya no es mariposón, ni adivino: es cómico ¿Te imaginas?, ese manager peorro del Caracas ¿Magallanero?, primero me salen pelos en la lengua.

JOSÉ LUIS: Ni en mil años el Caracas dejará irse a Reagan. Y mucho menos contratar al Tolman ese.

SEBASTIÁN: (Iluminado) También el Magallanes tendrá en su roster a CHÁVEZ.

FREDDY: (Emocionado) ¿El comandante jugará para el “Magallanes”?

SEBASTIÁN: Estoy hablando de un tal Endy Chávez, aparte de Raúl Chávez que ya juega para el equipo, aunque Raúl pasará a Los Tigres en la 2007-08.

SABRINA: (Conteniendo la risa) No se burlen, que parece que habla en serio. (A Sebastián) Cuéntame algo ¿Qué hará Freddy está noche?, ¿Agarra una pea como siempre que gana el Magallanes?

SEBASTIÁN: (Profético) No, Freddy ligará al Caracas, será Caraquista por un día.

FREDDY: (Destornillado de la risa) ¡¿Qué?! ¡Primero muerto!

SABRINA: Lo que te falta decir es que el Oso de la Polar, molido de estar sentado llega y se levanta.

SEBASTIÁN: (Profético) ¡Y se levantará y caminará el Oso! Pero por haber estado tanto tiempo sentado se le entumecerán las piernas y en la temporada 2002-03 se sumará al paró.

FREDDY:  (A José Luis. Sin entender nada) ¿De qué paro habla este?

SEBASTIÁN: Ni béisbol habrá en la 2002-2003. Liberen al Oso, coño. Y no solo eso, también sé que en el 2001 Los Leones del Caracas serán vendidos.

JOSÉ LUIS: A ti el botellazo te dejó mal. El equipo del “Caracas” no se puede vender, nosotros somos una familia y una familia no se vende. Jacinto Betancourt “El Loro”, el cuidador del Club House del Caracas tiene como mil años en el equipo, igual que Candelario Torres Suárez, mejor conocido como “Robinson” masajista de Los Leones.

FREDDY: ¿Y el ladilla del  Chivita Lezama? el que toca la corneta de Los Leones.

JOSÉ LUIS: Ese tiene como dos siglos con el equipo. Carlos Amaro, el chofer del autobús está con ellos desde el 79 y Delio Amado León: la voz eterna del Caracas. Somos la familia Morales-Pietro, la familia, el clan...

SEBASTIÁN: Claro, la familia, el clan, como el que tienes con tu papá. Por eso quiero ayudarte antes de que pierda mis poderes y...

JOSÉ LUIS: (La risa para de golpe. Toma por el cuello a Sebastián) ¡¿Qué coño es lo que sabes de mi papá?!

SEBASTIÁN: (Sereno) Hasta que no te calmes no puedo hablar, pues será peor para ti... confía en mi por Dios.

JOSÉ LUIS: (A Freddy) Compadre, ayúdame a sacar a este mamarracho de mi casa, toma el bate y cuidado con quien entra, no confió en este tipo (Sujetan a Sebastián para sacarlo)

SEBASTIÁN: Bien, pero si les digo que el Caracas se fue arriba 3 x 0 en la primera del tercero ¿Me creerían? Vamos, enciendan el televisor. ¿Cómo puedo saber lo que está pasando en el estadio si estoy aquí soportando sus insultos? Les cuento: (En trance) Vizquel empujó dos con sencillo y luego anotó con hit de Bob Abreu, Magallanes cambió al picher abridor y colocaron a Jason Grimsley que sacó el tercer out, pero Los Leones se fueron adelante. (Freddy y José Luis se ven dudosos. José Luis decide encender el televisor. Freddy sujeta a Sebastián)

VOZ EN OFF / NARRADOR T.V: “... Jason Grimsley logra sacar el tercer out. Y así le decimos adiós a la primera parte del tercer inning con tres carreras para “Los Leones” que se van arriba en el séptimo de la final gracias a dos empujas para Vizquel y una para Bob Abreu, los caballos respondiéndole al Caracas”. (José Luis le baja el volumen al televisor)

JOSÉ LUIS: (Eufórico) ¡Leeeón!, ¡Leeeón! ahí vamos carajo, ¡Estamos ganando!

FREDDY: No, esto tiene que ser un truco de la cámara indiscreta, ustedes están de acuerdo para vacilarme, seguro que esto está grabado. Ese tipo no pudo haber adivinado eso.

SABRINA: Freddy ¿No ves que José Luis ya no tiene ni betamax?

JOSÉ LUIS: Aprende a perder y cambia la maña que te quedaste oliendo a chivo.

FREDDY: (A Sabrina. Saliendo al baño) Lo que voy a cambiar es el agua al canario. Cuando vuelva me tienes una cerveza lista.

JOSÉ LUIS: Gracias Dios bendito, gracias Baudilio, gracias Gonzalo Márquez, Cesar Tovar. Ahora tal vez mi papá pueda salvarse, gracias Sebastián, ahora si te creo, tú eres un profeta, un Dios, eres Armas, Galarraga y Vizquel en uno solo (Va al altar y se queda rezándole a las fotos)

SABRINA: (A Sebastián. En secreto) Confieso que estoy confundida ¿De qué papá habla José Luis si Don Ernesto se murió? ¿Cómo puedes saber lo que pasa en el estadio? ¿Por qué dijiste lo de mis....?

SEBASTIÁN: (Apenado) Discúlpame, yo no quise entrometerme en tu vida cuando dije lo de tus... tus senos.           

SABRINA: (Se toca los senos) Lo peor es que esa es una de tus revelaciones mas ciertas, yo no me quiero operar, lo que pasa es que Freddy...

SEBASTÍAN: Y razón tienes, yo te veo perfecta. Te veo: Sabrina. Si cambias, hazlo solo para ser como eras antes ¿Sabes? Los Tigres de Aragua ganarán dos campeonatos seguidos en la 2003-2004 y la 2004-2005. Luego otros tres mas seguidos en la 2006-07, 2007-08 y 2008-09, asegurando el triple campeonato y ganando la Serie del Caribe ese año.

SABRINA: ¡¿En serio?! (Corta pausa) ¿Por qué me ves así? Como si me leyeras.

SEBASTIÁN: Leer en tus ojos es fácil, pero no solo leo cosas hermosas. Leo que deseas estudiar y trabajar, que no quieres seguir siendo una ama de casa de un hogar que no tiene hijos... porque te mueres por tener un bebe.

SABRINA: ¿Y cómo lo sabes? ¡No me lo digas! (Imitándolo) “simplemente... lo sé”

SEBASTIÁN: Si, pero no solo sé esas cosas... también me llegan poemas a la cabeza (Recita poema que supuestamente escribió Freddy)

SABRINA: (Asombrada) El último poema que me escribió Freddy el día de mi graduación, “solo alguien enamorado puede escribir así”. Te lo sabes de memoria. ¿Eso también te está llegando a la mente?

SEBASTIÁN: Eso lo tengo en mi corazón desde hace mucho tiempo, solo que no puedo hablarte al respecto, di mi palabra. Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice (Le llega un pensamiento) Ahora, es José Luis el que me preocupa, unas personas muy peligrosas lo están engañando y el Caracas será campeón, pero el año que viene en la 94-95 y en el 2005-2006. Pero este campeonato lo ganará el Magallanes.

SABRINA:    ¡Pero si el Caracas está ganado 3 a 0!

SEBASTIÁN: No sabes mucho de béisbol. ¿Verdad? Con mucho gusto seré tu profesor de béisbol y esta es la primera clase: Este deporte no es como el fútbol que en la mayoría de los casos tres goles son insalvables, aquí no. Tres carreras no es ventaja. En la final de la temporada 2006-2007 Los Tigres irán a batear cerrando el noveno perdiendo 10x3 ante el Magallanes y milagrosamente anotaran 8 carreras ganado el juego y el campeonato.

SABRINA:  ¿De verdad?

SEBASTIÁN: Grábate esta frase: “El juego no termina hasta que se termina”.

ESCENA 6: LA MAFIA LLEGÓ.

FREDDY:  (Entrando) ¿Cómo va el juego?

SABRINA: (Le da cerveza) Tranquilo, “El juego no termina hasta que se termina”.

FREDDY: Bien bueno pues. Entonces ¿Qué pasó con los pasapalos? Tengo...

SEBASTIÁN: ¿Hambre? abre la puerta, ya llegó la pizza.

FREDDY: ¿Quién pidió pizza? ¿La pidieron con anchoas y hongos? (A José Luis que reza en el altar) Mira Sor Galarraga, que abras la puerta y pagues la pizza.

JOSÉ LUIS: (Alarmado) ¡¿Qué?! No, no abras la puerta...

FREDDY: Pero es que no te das cuenta que Nostradamus dice que llegó la pizza. Este que está aquí tiene mucha hambre y en la cocina ni cocina tienes, así que si no abres tú, abro yo (Abre la puerta y se ve a un señor bien vestido, trae una caja de pizza. José Luis se paraliza al verlo. Todos se extrañan)

MAFIOSO: (Con acento argentino.  A José Luis) Buenas noches, veo que me tenés preparado un comité de bienvenida, sos un bárbaro.

FREDDY: Y sigue el circo, la verdad es que tienen esta bromita bien planeada. ¿Cuándo llegan las payasas? ¿También contrataste a la Billo’s?

SABRINA: (Asustada) Gordo, aterriza, ni yo que soy tan lenta ¿No te das cuenta que no es ninguna broma?

FREDDY:  Tú cállate la boca que yo sé lo que digo, y quítale  la pizza a este tipo y enciéndeme un cigarrito, que comer fumando da suerte, y ahora si voy a ligar a mi equipo (A mafioso) Oiga pibe, tremendo uniforme el que le dan para repartir pizzas ¿no?, o es que usted es el dueño y nos quiere vender el cuentico  de: atendido por su propio dueño.

JOSÉ LUIS:  (Al mafioso) ¿Qué haces aquí? El Caracas está ganando, así que anda buscándome al viejo (Todos se extrañan del comportamiento de José Luis)

MAFIOSO: ¿Cuántos minutos quedan para el pitazo final? ¿Van en el primero o el segundo tiempo?

FREDDY: ¿Tiempo, pitazo?, pero por Dios, ¿Qué le pasa a este che? Estamos viendo un juego de béisbol ¿sabes?, pasión del venezolano: Cerveza, groserías, sudor ¿Te dice algo estos nombres?: Álvaro Espinoza, Luis Raven, Melvin Mora, Oscar Azocar (a José Luis) ¿Entonces compadre? ya está bueno, deje la payasada y dígale al, Carlos Gardel, que le afloje la pizza a Sabrina para que termine de servirme.

MAFIOSO: (Amenazante. Impone miedo) ¡¿Te querés callar boludo de mierda?! (A José Luis) ¿Cuánto quedá de partido?

SEBASTIÁN: (Misterioso)  Ya sé el final. Quedan menos de dos horas de juego.

MAFIOSO: (Desconfiado) ¿Vos como sabés?

TODOS AL UNISONO: (Imitando a Sebastián) “Simplemente lo sabe”.

MAFIOSO: (Gran expectación) Esperaré (Ve el televisor) Beisbolistas. Por Dios, boludos nomás, hembritas, una manga de gordos tocándose el culo cuando meten un gol.

SABRINA: (Obvia) Una canasta (Recibe la mirada asesina de todos) Digo, ¿no?

MAFIOSO: Lo que vos digás pimpolla. Igual son unos maricones. Machos son los futbolistas, esos si son unos varones, con amor a la camiseta. El fútbol es lo máximo. Un gol en un mundial es un orgasmo suspendido en el tiempo (Coqueteando con Sabrina) Francisco Massiani, el escritor venezolano, dice que: Un gol es adivinar a una vieja amante sin haberla conocido, saber que la amas sin saber su nombre. Nada como un gol, penetrante, violador, excitante, y si lo mete un argentino, por favoooor. En pocos meses comenzará el Mundial USA 94 (A José Luis) podríamos cuadrar algún “negocito”, Joseito.

SEBASTIÁN: (A Mafioso. Profético) Hablando del próximo mundial, le informo que a Maradona lo van a suspender por uso de sustancias prohibidas en pleno USA 94.

MAFIOSO: (Saca pistola de la caja de pizza) ¿Qué decís boludo? ¿Tenés los cojones de hablar de Maradona vos? ¿Cómo te atrevés a decir eso del Diego? él ya superó su problema y no volverá a caer. El llevará a Argentina a ganar el próximo Mundial 94, y no es por exagerar, pero seguro que ganaremos el del 98 también, el del 2002 y hasta de ancianito el pibe de oro ganará mundiales, porque el pelusa es un fenómeno, un bárbaro. ¿Es qué vos no sabés que Maradona es Argentino?

FREDDY: (A mafioso) Argentina es lo mas grande, no le hagas caso a este infeliz que es de Los Tigres de Aragua, eso es tan ingenuo como decir que Venezuela irá algún día a un Mundial.

SEBASTIÁN: En la eliminatorias para el mundial del 2002 Korea-Japón, Venezuela le ganará a cinco países, entre ellos: Uruguay, Paraguay, Chile y empatarán con Colombia, empate que le costará la clasificación a los caliches. Y en el 2006 Venezuela no clasificará, pero le ganará entre otros 3x0 a Uruguay en el mismísimo Centenario de Montevideo, pero en el 2010…

MAFIOSO: (Interrumpiéndolo. Apunta a Sebastián) ¡Calláte! que me acatarrás las bolas, me querés cargar y no me gusta.

FREDDY: ¿Se fija? Es un loco.

MAFIOSO: (Apunta a Freddy) ¡Calláte!, que vos me las arrugas peor.

SABRINA:   (Viendo el televisor) Gordo...

FREDDY: (Con acento argentino) Calláte, que le das en las bolas al señor.

SABRINA:  Pero gordo...

FREDDY:  ¡¡Qué te callés, por Dios!!

SABRINA: (Viendo el televisor) Es que El Magallanes está muy contento para estar perdiendo, creo que empataron.

(GRAN REVUELO. FREDDY LE DA VOLUMEN AL TELEVISOR CON EL CONTROL)

VOZ EN OFF / NARRADOR T.V:  “… el Magallanes ha empatado el juego bateando solo un hit, ya que la defensa del Caracas se ha hundido, dos errores del antesalista Henry Blanco abrieron la brecha... pero tranquilos fanáticos... que todavía queda mucho juego...”

FREDDY: (Emocionado)  palo, y palo, y palo... ya los agarramos ¿Se da cuenta Pibe?, es que el Magallanes es como Argentina jugando fútbol. Ahora no me baño en un mes. Tolman, no me vayas a poner ahora al Manacho Hernández, ese tipo me da pánico.

MAFIOSO: (A José Luis) Así que ya el juego está empatado, lo siento Cheo... pero un trato es un trato y no confío en vos y en tu detestable amigo (A Sebastián) ¡Quiero que los amarrés! (Le arroja cuerdas que tenia en la caja de pizza)

FREDDY: ¿Pero por qué?... yo... yo siempre ligo a Argentina en los Mundiales... mi perro se llama Diego Armando (A José Luis) compadre reaccione, haga algo, defiéndame.

MAFIOSO: (A Sebastián) ¡¿Qué esperás vos?! si no los amarrás ahora mismo, mato a la pimpollita aquí presente (Sebastián empieza a amarrarlos espalda con espalda)

JOSÉ LUIS: (Nervioso. Mientras lo amarran) ¿Por qué? El juego no ha terminado, apenas nos empataron, tenemos un trato ¿Y papá? Háblame de mi papá.

FREDDY:  Compadre, no es hora de ponerse nostálgico.

MAFIOSO: (A José Luis) Claro que tenemos un trato, soy un tipo de palabra, pero mis muchachos dicen que el Magallanes Fútbol Club no pierde, prácticamente esta casa es mía, como la vida de vos.

JOSÉ LUIS: Acabas de decir que un trato es un trato. No te permito que digas que esta es tu casa porque no lo es. Esta casa sigue siendo mía. Todavía no hemos perdido.

MAFIOSO: Tecnicismos, minutos más o menos, vos sabés que un empate no te sirve, aquí no hay definición por penaltis. Tenés que ganar, ese fue el trato.

JOSÉ LUIS: Esto no es fútbol, esto es béisbol, aquí no hay pantaloncitos cortos detrás de una pelota a lo bruto, aquí hay que ponerle estrategia. Aquí tiene que haber un ganador y yo no he perdido. Me habías dado tú palabra, estamos hablando de mi viejo y este juego no ha terminado. Coño es mi papá, el que entraba a mi cuarto los domingos cuando yo era niño y me despertaba para ir al kiosco de la esquina a buscar el periódico, y me ponía mi gorra del Caracas, y salíamos a la calle, y me compraba un cachito de jamón y un cuartico de jugo de naranja en la panadería y nos sentábamos en la plaza de la Avenida Principal. Él a buscar los datos del 5 y 6, y yo a leer “Lorenzo y Pepita” y “Olafo”, y terminaba contándome las proezas de Los Leones del Caracas, de los sueños, la gloria ¿Tú me entiendes? Porque eso somos “Los gloriosos Leones del Caracas”, unos campeones, como mi viejo, que me hablaba de los héroes del 41 y como su triunfo impulsó al béisbol... y... ¿Qué vas a saber tú de eso? mi viejo... déjame que me saquen el out 27, dame el último poquito de dignidad que me queda, mi equipo es grande y puede ganar, apenas nos empataron, nosotros somos los que mas campeonatos tenemos, coño, déjame ligar a mi equipo hasta el último out.

MAFIOSO:  (Corta pausa. Cínico) ¿Qué querés qué te diga? no soporto ver a un pibe llorar. Okey muchacho chillón, si eso querés. Te dejaré llorar los últimos recuerdos. Volveré cuando el juego termine, o sea... cuando el “Deportivo Caracas” termine de perder. Pero te quedás amarradito y cuidado con alguna trampita. Me das lastima che. Tan solo como un portero que cuando su equipo mete un gol tenés que celebrar solito, pero cuando le temen un gol a él, tenés que ir a sacar la pelota de la portería con la vergüenza en el alma para que siga el juego.

JOSÉ LUIS: ¡Vamos a ganar! (ESTALLA EN LLANTO. QUEDA ENSIMISMADO)

MAFIOSO: Claro, vos sabés que la fe mueve montañas, pero hay que tener mucha lana (Toma sus cosas) Adiós muchachos, compañeros de la vida (Va a la puerta y se topa con Sabrina. La pellizca) Un permiso nalgas bonitas...

SABRINA: ¿Qué fue? yo no soy torta ni usted un muchachito para que me esté pellizcando.

FREDDY: (Adulador) Sabrina, no seas arisca, el señor se va y sólo esta alabando tus nalguitas (A mafioso) deje que se opere las tetitas y verá, pero, para que quitarle mas tiempo,  hasta lueguito.

MAFIOSO: (A Sabrina) ¿Querés operártelas? ¿Y cuánto de tetas te querés poner?

SEBASTIÁN: Mire, quiere dejar en paz a la señora y terminar de irse.

MAFIOSO: ¿Quién te creés vos piedrita, el marido? ¿A este boludo le importa un pito?

SEBASTIÁN: Pero me importa a mi, así que por favor, no me haga decirle unas cuantas verdades que le bajaran el tono, y otros miembros.

MAFIOSO: ¿Me estás cargando? ¿Qué cuernos me podés decí vos a mí que me hinche las bolas?

SEBASTIÁN: (En trance. Poseído. Profético)  Brasil ganará el mundial del 94, Argentina no pasará de cuartos de final, Francia ganará el del 98 y el del 2002 lo ganará nuevamente Brasil. En el 2006 ganará Italia y Argentina quedará eliminada en octavos por Alemania en penaltis. Y deje de coquetear con Sabrina, total, usted es impotente desde que Argentina ganó su último mundial en el 86.

MAFIOSO: (en evidencia) ¿Cómo te atrevés imbécil? (El mafioso vuelve a sacar el arma. Sebastián le gana en velocidad y forcejean)

SEBASTIÁN: (En plena lucha a Sabrina) Si un tipo como yo, pero medio quedao llega a tu vida, dale una oportunidad, y a la vez te la darás a ti (El mafioso le pega fuertemente en la cabeza. Sebastián cae desmayado. Sabrina se le encima al mafioso)

FREDDY: ¡Sabrina, deja en paz al señor! (El mafioso le cruza cachetada a Sabrina) ¿Viste lo que te buscaste por agresiva? ¿Viste? ¿Qué necesidad hay?

MAFIOSO: (A Sabrina) Si tanto te importa este infeliz (Comienza a amarrarla junto a Sebastián) entonces te amarraré muy juntito a él y espero que no se vayan a ningún lado, porque cuando vuelva, no lo haré solo y me adueñaré de todo lo que encuentre adentro. ¿Me oís pimpolla? ¿Yo di mi palabra?, bueno, la cumpliré, justo cuando den el pitazo final o lo que sea, vendré (A José Luis) Querés ponerte digno, pues disfrutá tus últimos momentos de dignidad, pero eso si: amarrados, manga de boludos, cojonudos, perdedores ¿Impotente yo? Yo que he visto a Maradona meter y meter y meter goles, yo que soy imponente como el Obelisco. Tan varón como Gardel (Le da una patada a la pantalla de T.V.) Nadie puede ser impotente después de ver al Pibe. Nadie. Volveré, piedrita (Sale. Breve pausa. Sabrina reacciona poco a poco tratando de desatarse)

ESCENA 7:  SABRINA SE MOLESTÓ.

FREDDY: Mira mija ¿Qué estás haciendo?, ¿Le estás metiendo mano a ese tipo?

SABRINA: (Molesta. Desamarrándose) Tranquilo, que la mano te la voy a dar a ti cuando me desate, pero de un solo coñazo.

FREDDY:  (Perplejo) ¡Sabrina!

SABRINA: (Dolida) Sabrina un carajo pedazo de gordo. No hiciste nada por mí...

FREDDY: Un Argentino armado es peligroso. ¿Qué querías tú?

SABRINA: Qué me defendieras como lo hizo Sebastián, que me consideres y me respetes, eso seria un detalle ¿no? que vuelvas a ser el que una vez me escribió poemas de amor y cartas bellísimas, el que me prometió que me iba a enseñar sobre béisbol y lo único que he aprendido es como se destapa una cerveza congelada y como servirla sin botar espuma (Logra desatarse. Atiende a Sebastián) Sebastián, ¿Cómo estas?

FREDDY: ¿Quieres dejar a ese... poeta y venir a desatarme?

SABRINA: No te voy a desatar hasta ver que este “poeta” esté bien, este que arriesgó el pellejo por mi y que... (Pensativa. Curiosa) ¿Por qué lo llamas “poeta”?, ¿Por qué él se sabe de memoria tus poemas?, ¿Qué misterio se traen ustedes?, ¿Por qué...? (Atando cabos) ¿Acaso era él el que...? (Ve a Sebastián) Freddy, no me digas que...

FREDDY: (Estalla colérico) Sí chica, era él quién escribía los poemas ¿Y qué? lo hacia por cobarde, por estar enamorado de mí ¿Y qué?, No lo hacia por ti si no por mi. En fin. Te enamoraste fue de mi, ¿no? Tú eres lo que eres gracias a mí. ¡Acéptalo! Así que ya se te acabó el recreo carajita, ya te dejé jugar a la heroína, a la mujer rebelde y moderna. Ya hiciste tu berrinche en público. ¡Ahora ven y desátame de una buena vez que me estoy muriendo de calor!

SABRINA: (Contemplando a Sebastián) “Solo alguien enamorado puede escribir así”. (Sabrina se levanta, parece que lo va a desatar pero toma una cerveza destapada y se la vacía a Freddy en la cabeza) Aquí tienes para que te refresques “gordo bello” (Sebastián empieza a reaccionar adolorido. Ella lo asiste) Sebastián... ¿Cómo te sientes?

SEBASTIÁN: (Sin recordar nada. Aturdido. Es otro Sebastián) Ay, mi cabeza... ¿Dónde estoy?, ¿Quién soy?, ¿Por qué vine a este mundo?

SABRINA:    ¿No recuerdas? Estás en casa de José Luis.

SEBASTIÁN: (Confundido) ¿Qué José Luis? ¿El Puma? (Ve a Sabrina) ¿Quién eres tú? (Recordando emocionado) ¡Pero si es Sabri! ¡Mi flaquita! Dios mío, tanto tiempo queriendo hablar contigo (Extrañado) ¿Pero que hacemos aquí, Sabrina Salazar?

FREDDY:   Salazar de González, pendejo.

SEBASTIÁN: (Ve a Freddy y a José Luis) ¿Pero... que hacen estos ahí amarrados? ¿Qué cosa es esta? ¿Una orgía?

SABRINA: ¿Te recuerdas de José Luis Salas?, es mi compadre, estudiaba en nuestro liceo, y el otro es, Freddy González, mi futuro ex-esposo...

SEBASTIÁN: (Muy confundido) ¿Te casaste? ¿Te vas a divorciar? pero ¿Qué hago yo aquí? ¿Un reencuentro? (Siente dolor de cabeza) Ay, mi pobre cabeza, no aguanto el dolor. Espera, estoy recordando. Yo venia caminando por Las Acacias, cuando un tipo me preguntó de que equipo era.

SABRINA:   (Sigue el relato)... del Caracas o del Magallanes y tu le respondiste de Los Tigres de Aragua y zuasss, te dieron tu botellazo...

SEBASTIÁN: (Confundido) Oye... ¿Y cómo lo sabes?... ¿Eres adivina?

SABRINA:    (Imitando a Sebastián profeta) “Sencillamente lo sé”. Es una rara historia, solo te digo que un golpe te sacó otro golpe, y ahora eres el mismo de antes, solo que diferente al de hace un rato, facilito ¿verdad?

FREDDY: (A Sebastián) Ya que eres el de antes, ven a desatarme antes de que te parta la cara.

SEBASTIÁN: (Intentando levantarse) Seguro.

SABRINA: No señor, tú no vas a desamarra a nadie. Primero vamos al baño para atenderte esa pobre cabeza que ha recibido mucho palo. Así te voy poniendo al día de un asuntico.

FREDDY: Sabrina, no te atrevas, mira que me voy a calentar y yo caliente ¡Ayyy Sabrina! (Salen. A José Luis) ¿Tú me puedes explicar que es lo que esta pasando?, ¿Qué hago yo amarrado junto a ti?, ¿Qué coño hace mi mujer en el baño con ese tipo? ¿Quién era ese Argentino loco?, ¿Qué demonios es lo que pasa en esta casa?, ¿Dónde está Amalia?, ¿Por qué las cervezas eran fiadas? ¿En que fallé?

JOSÉ LUIS: (Lejano. Entregado) Estoy frito como parrilla de estadio, si el Magallanes gana estoy frito y quebrao.

FREDDY:  ¿De qué demonios estás hablando? ¿Cómo quebrao? ¿De tristeza o de pelar bolas?

JOSÉ LUIS: De las dos.  Aposté mi dinero, el tuyo. Lo aposté todo, hasta el alma y perdí... y ahora estoy a punto de perder a mi papá.

FREDDY: ¿Tú apostando? ¿Tú papá?  Pero ¿Qué tiene que ver tu viejo con todo esto? Ya va ¿Tú me estas diciendo que las tetas de Sabrina están en pico e’ zamuro?

JOSÉ LUIS:  Las tetas y todo lo demás. Acéptalo... te jodiste con esa mujer.

SEBASTIÁN: (Entrando junto a Sabrina) ¿De qué senos hablan ellos? ¿Los tuyos?

FREDDY: (A Sebastián) Te prohíbo que hables de las tetas de mi esposa.

SABRINA: Tu esposa un carrizo. Ya tú no prohíbes nada que tenga que ver conmigo. Te advierto que no quiero verte ni para firmar el divorcio, y quita esa cara de ponchao que te la estoy tirando bombita. Me parece bien que cualquier mujer quiera operarse las uñas, el ombligo, el cerebro si es el caso, pero yo no me opero un carajo si esa es la razón que te une a mi. Primero tendrías que operarte el alma, y francamente ya no creo en milagros. Metete en la cabeza que mis tetas se quedan en su lugar, ¿Y sabes por qué? porque amo a mis tetas, porque son mis tetas, como mis amígdalas son mías y nunca me las he querido operar, como mis nalgas, mi hígado... y yo soy muy posesiva con mis vainas y punto. ¿Cuál es el problema? Desde hoy empiezo a ver que hago con mi vida y quitarle la pausa que le puse a mi VHS interno, y eso incluye estudiar, trabajar y tener un bebe...

FREDDY: Okey, cálmate. Ganaste, creo que ya es hora de que tengamos un pelaito.

SABRINA: Ese es tu problema, pides la cola pa’ Guarenas y te bajas en Puerto La Cruz. ¿Quién dijo que tú vas pa’ la fiesta? Esto se acabó, se terminó, taima, tacho, stop, cero contra por cero, piedra papel y tijera, un-dos-tres pollito inglés. Ni de broma yo tengo un hijo contigo. Ya no me gobiernas ¿Cómo pude estar tan ciega? ¿Tú crees que esa manía de no bañarte cuando el Magallanes gana es bonita? No, es asquerosa.

JOSÉ LUIS:  Es verdad... me tienes mareado compadre.

SABRINA: (Se quita camisa del Magallanes) Desde hoy vuelvo a ser de Los Tigres de Aragua aunque mas nunca clasifiquen a semifinales, aunque mas nunca en la vida ganen un campeonato, soy de Los Tigres de Aragua y que viva David Concepto, carajo.

SEBASTIÁN: (La corrige paciente y divertido) Concepción Sabri, el rey David Concepción, el primero de la dinastía con el número 13.

SABRINA: ¿Ves? que cualquiera de los dos Sebastiánes te dan medio palo, el profeta o el quedao. Y te digo algo que me grabé de memoria: “El juego no termina hasta que se termina”. Solo que tu juego conmigo, se acabó.

FREDDY: Perdóname gorda, mira... Vamos a empezar esta partida desde cero, tú pones las reglas del terreno, lo que quieras, pero... no me dejes, yo me baño, yo me corto las uñas de los pies, yo...

SABRINA: Sigue así y tal vez llegues a gente, pero conmigo no. Te dejé en el campo Freddy ¿Sabes? voy a graduarme de abogada solo para tener el placer de demandarte por cualquier cosita. Y después haré un curso de “corte y costura” o “repostería” ¿Qué tal? Pero voy a vivir, porque muerta una sola le sirve a Dios o al diablo

FREDDY:  Tú... tú no me puedes hacer esto. ¿De qué vas a vivir?, ¿De tu papá?

SABRINA: ¿Sabes que no seria maloso vivir de mi papá? total, ya tú tienes años viviendo a costillas de él. Pero ya no quiero depender ni de mi papá, ni de ti. Tengo una idea mejor para no deberle nada a nadie (Le quita el papel en donde tenia guardados los datos de lotería y 5 y 6 que Sebastián / profeta le había dado) estos datos te los dio Sebastián ¿no?, bueno entonces son de él.

FREDDY: (Desesperado. Amarrado e impotente) ¡Nooo, mis triples no, por caridad... piedad... mi cuadrito único con seis noooo.

SABRINA: Con esto vamos a tener bastante dinero para organizar nuestra vida Sebastián, hasta mandaré a filmar: Candy-Candy. La película (A José Luis) Lo siento compadre, sé que en el fondo me entiendes, no sé en que andas pero me huele que en algo muy feo. Tengo mucho tiempo que recuperar, no puedo perder un segundo ¿Quieres agregar algo Sebastián?

SEBASTIÁN: (Tímido) ¿Yo? No. Solo quiero decirle a Freddy, que no soy gay, y si lo fuera... (Burlón. Amanerado) Tú no eres mi tipo... (Salen)

ESCENA 8: PRIMERO LA AMISTAD.

FREDDY: (Tras pausa. Suavecito. Guapeando) Sabrina estaba como arrecha. (José Luis asiente) Eso se le pasa ¿verdad? (José Luis niega) ¿No crees que Amalia pueda llamarla para calmarla un poquito y hacerme la segunda? (Suena el teléfono se activa la contestadora)

VOZ EN OFF / JOSÉ LUIS / CONTESTADORA: Usted se ha comunicado con el territorio de Los Leones del Caracas. Por favor, deje su mensaje después del tono. (Se escucha tono)

VOZ EN OFF  / AMALIA / CONTESTADORA: Aló... por Dios atiende... 31 de Enero de 1994, mensaje numero mil que te dejo... y último, el abogado tiene listos los papeles del divorcio... ¿okey?

JOSÉ LUIS: No, no creo que Amalia quiera hacerte la segunda con Sabrina.

VOZ EN OFF  / AMALIA / CONTESTADORA: ... así que por favor, llámalo y salgamos de esto... Santiago quiere hablarte... 

VOZ EN OFF / SANTIAGO / CONTESTADORA: Aló papi... ¿Estás viendo el juego?... nos cayeron a palos en el séptimo inning, estamos perdiendo 10 a 3 y el juego se está acabando... ¿Tu crees que ganemos?, el abuelo decía que el Caracas siempre venía de atrás... papá, te extraño mucho... (El mensaje ha terminado. José Luis llora impotente)

JOSÉ LUIS: (En lo suyo) Que derrota tan mortal...

FREDDY: (En lo suyo) Que victoria tan amarga ¿En que fallé, chico? Compa. No te preocupes por los reales que me debes, creo que Sabrina no se va a querer operar las tetas.

JOSÉ LUIS: (Empiezan a intentar desatarse) Pero mi viejo se va morir por segunda vez, ¿Recuerdas cuanto lo lloramos? Bueno, tendremos que volverlo a llorar ¿Tú sabes cosa apretada? Enterrar a tu viejo dos veces.

FREDDY: Te imaginarás que no estoy como para adivinanzas...

JOSÉ LUIS: Al final del año pasado, un hombre se me acercó en la calle y me dijo que mi papá no había muerto en aquel accidente en la playa, que su cuerpo no apareció porque lo habían secuestrado por una deuda que él no pagó. Tú bien sabes como era el viejo, me propusieron que lo apostara todo por la devolución de papá...

FREDDY: ¿Por qué no me dijiste nada?, ¿Por qué no llamaste a la policía?

JOSÉ LUIS: Me mandaron un dedo como advertencia. Si le decía a la policía me enviarían a papá en pedacitos. ¿Qué podía hacer? Nunca pude confirmar si el dedo era de papá porque estaba muy descompuesto. ¿Qué opción tenía? O el Caracas quedaba campeón o nada. Empecé a tener esperanza cuando el Caracas clasificó al Round Robin y luego a la final, yo creí que podíamos ganar, que ellos tenían palabra y me devolverían al viejo. Y llegó la final contra el Magallanes... perdí el tercer juego de la final 7 a 2, ahí se fue el carro y el perro, perdí el cuarto juego por una cochina e inmunda carrera... ahí perdí mis ahorros y todo los corotos... y Amalia me dejó sin poder explicar nada... Perdí el sexto juego de la final, otra vez por una carrera... y ahí se fueron tus benditas tetas...  y ahora el séptimo y último juego, coño... y estoy perdiendo a mi papá (Aquí logran desamarrarse. Ambos se abrazan solidarios y perdedores. Freddy saca un radio de bolsillo)

VOZ EN OFF / NARRADOR DE RADIO: “… Y el Magallanes está a un out de titularse campeón ante su Eterno Rival, esto es la locura aquí en Valencia...”

FREDDY: Coño, queda un out y mi viejo ¿Tú crees que ellos de verdad...?

JOSÉ LUI: ¿Qué otra opción nos queda?

FREDDY: (Abrazando a José Luis) Compadre, tú pasando por esto solito, hermano de mi alma, y nuestro viejo (Tras corta pausa. Iluminado) No queda otra, tenemos que ganar este juego!!

JOSÉ LUIS: ¿Tenemos? Pero... tú estás ganando...

FREDDY:  ¿Quién te dijo? yo no gano si don Ernesto corre peligro, sea cierto o falso, es tu papá, mí viejo, yo no puedo quedarme de brazos cruzados, ya me quedé sin mujer, sin casa, sin mis piches triples, ya ni poeta soy. Ahora, solo me quedas tú, ya no tengo chance a otro error y la amistad es lo primero, la vaina está muy jodida, hay que unirse caballo ¿Qué puedo hacer? creo que a Sabrina le gustaría que lo hiciera ¿Qué te puedo decir? Los Magallaneros somos así, desprendidos, generosos, mas buena gente que el carajo. Papá Dios es Magallanero.

JOSÉ LUIS:  ¿Tú me estás diciendo que...?

FREDDY: Que aprietes esas nalgas Caraquista peorro y comienza a ligar ¿Tú no sabes que “el juego no termina hasta que se termina”? y el béisbol es un deporte maravilloso, ruégale a tus héroes del 41, ¿Sabes? Ojalá que el país se una, y que la única discusión que tengamos los venezolanos sea entre Caraquistas y Magallaneros (Como un ritual heroico se quita la gorra y camisa del Magallanes. Se coloca una del Caracas aguatando la repugnancia) Perdóname Camaleón García, perdóname Dave Parker, Álvaro Espinoza, Vidal López, Isaías “Látigo” Chávez. Tú me entiendes Alfredo Torres, Michael Page, Dámaso Blanco, Abelardo Raidi, pero ¿Qué hago? Ernesto es mi viejo, y yo seré todo lo que Sabrina quiera, pero José Luis es mi amigo (Al cielo. Resignado) Lo lograste Don Ernesto, me convertiste en Caraquista, al menos por un día (A José Luis. Solidario emocionado) Quita esa cara Caraquista ¿Tú no crees en milagros? ¿Tú no crees en la magia de Baudilio? Tenemos un out para empatar este juego y poner al argentino ese en su lugar. Así queeee (Cual fanático de los leones) Leeeón... Leeeón...

JOSÉ LUIS: (Conmovido por el gesto de su amigo. las esperanzas renacen en el) Yo pensaba que los Magallaneros no tenían corazón. Gracias compadre (Gritando) Leeeón, Leeeón, Leeeón (Cada uno se coloca un audífono del pequeño radio ligando la remota victoria de El Caracas gritando “leeeón, leeeón”. Lento black-up. Esto se acabó señores)

Nota: se sabe que el Magallanes ganó el juego, pero la muestra de amistad quedó

en el alma de estos dos amigos… para siempre.

Paúl Salazar Rivas

Caracas; Venezuela / original: Febrero de 2002 / actualizada en 2009 /

Derechos reservados por el autor y SACVEN (6.755)


(Contactar a su autor por medio del correo electrónico paulsalazar504@gmail.com / Teléfono: 0412-7212911 begin_of_the_skype_highlighting            0412-7212911      end_of_the_skype_highlighting begin_of_the_skype_highlighting            0412-7212911 begin_of_the_skype_highlighting            0412-7212911      end_of_the_skype_highlighting      end_of_the_skype_highlighting / Sociedad de autores y compositores de Venezuela / teléfonos: 0212-5077373 begin_of_the_skype_highlighting            0212-5077373      end_of_the_skype_highlighting begin_of_the_skype_highlighting            0212-5077373 begin_of_the_skype_highlighting            0212-5077373      end_of_the_skype_highlighting      end_of_the_skype_highlighting / Fax: 0212-5077287)